reseña dioses y robots adrienne mayor

La inventiva, la imaginación y los portentos tecnológicos, han sido desde hace tiempo un embeleso casi divino para los seres humanos.

Una juventud perenne, súper poderes o simplemente el disfrute de una vida emancipada de la monotonía fabril; son sólo algunos ejemplos de los anhelos de una humanidad urgida por crear.

Y si reparamos en el origen de estos deseos, parece que tal ímpetu innovador tiene especial importancia desde un siglo XVIII marcado por máquinas y vapores; época a partir de la cual nos condujimos —casi sin darnos cuenta— a las vísperas de esta contemporaneidad que presenta un desarrollo tecnológico sin precedentes.

No obstante, ideas como la robótica, el mejoramiento genético o la inteligencia artificial, realmente nos fueron legadas por diferentes civilizaciones antiguas a través de fábulas y mitos.

Si bien tales civilizaciones encontraron ciertas barreras propias de su tiempo para la consecución de sus proyectos, esas dificultades no impidieron adoptarlos como parte de su cosmovisión particular de la naturaleza.

Es por eso que Adrienne Mayor, en su libro Dioses y robots, nos lleva por un fantástico recorrido histórico, en el cual ofrece un amplio panorama de posibilidades e interpretaciones de diferentes pasajes clásicos, permitiéndonos deducir si datos como el castigo de Prometeo son simples moralejas, o si acaso contienen guiños para un futuro en que la tecnología fuera capaz de replicar los prodigios prometeicos.

Con un detallado acercamiento a la herencia clásica, la autora nos desvela gradualmente cómo, desde tiempos tan distantes, hombres y mujeres ya soñaban con todo tipo de máquinas fantásticas y dispositivos que hoy están más cerca de la realidad.

Sinopsis

La humanidad siempre ha sentido un impulso que nos sumerge en las más profundas cavilaciones y en los escenarios más exóticos, el cual ha causado explorar los límites mismos de la mente y el perfeccionamiento de la técnica.

Lo que ofrece Adrienne Mayor en Dioses y robots: mitos, máquinas y sueños tecnológicos en la antigüedad, no es únicamente un repaso de los mitos clásicos: Jasón y los argonautas, Heracles, la creación de Pandora, o incluso el desenlace prometeico; sino las implicaciones tecnológicas de sus protagonistas, así como ciertos problemas éticos que, ya desde la antigüedad, azoraban a los pensadores respecto a temas como la robótica, la inteligencia artificial o la bioingeniería.

La exitosa consecución de las misiones que enfrentó Jasón con ayuda de la ciencia empleada por Medea contra el robot Talos, los diferentes artilugios creados por Dédalo o la vida artificial que los dioses otorgaron a la musa de Pigmalión, seducen al lector con las impresionantes semejanzas presentes en nuestra tecnología contemporánea. De esta manera, Adrienne Mayor hace patente este anhelo humano por superar las creaciones de la naturaleza. Un inconmensurable impulso y fascinación por el potencial tecnológico forma parte integral del folclore clásico; aspirando, ya sea disfrazado de virtudes o perfeccionamiento artificial, a un estado superior de la humanidad.

Dioses y robots nos deja ver, a través de un conciensudo escrutinio de antiguos artilugios e inventos, esa bien conocida y hasta infantil cara de la humanidad, siempre anhelante de entendimiento. Como lo refiere Sófocles: “…ninguna otra criatura tiene la facilidad del lenguaje y el alado pensamiento fecundo en recursos de los humanos, que planean sin cesar”.

Estructura de la obra

Dioses y robots: mitos, máquinas y sueños tecnológicos en la antigüedad está compuesto por nueve capítulos, cada uno con un apartado específico en el cual es abordado un concepto moderno a través de pasajes clásicos. Estos capítulos son:

  1. El robot y la bruja.

Robótica.

2. Medea y su caldero de rejuvenecimiento.

Biotecnología.

3. La búsqueda de la inmortalidad.

Bioética.

4. Más allá de la naturaleza humana.

Bioingeniería.

5. Dédalo y las estatuas vivientes.

Magia y ciencia.

6. La muñeca viviente de Pigmalión y los primeros humanos de Prometeo.

Creaciones biomiméticas.

7. Hefesto: artefactos divinos y autómatas.

Inteligencia artificial.

8. Pandora: Hermosa, artificial, malvada.

Cientificismo.

9. Entre el mito y la historia: Autómatas reales y artefactos realistas en el mundo antiguo.

Autómatas y neumática.

Opinión personal

En tiempos cuando el exponencial avance técnico presenta ficciones cuya materialización repentina nos arrebata la oportunidad de reflexionar sobre la dirección que deberíamos darle a la tecnología que ostentamos, la obra de Adrienne Mayor llega como un humilde recordatorio del potencial latente que yace en la humanidad, pues, para esta autora, tal capacidad ya había sido magistralmente representada en la mitología clásica.

Es decir, esta sociedad actual cuyo juicio se ha visto cegado por un cientificismo colmado de tecnología —mas suplicante de razón— recuerda al anonadado éxtasis que experimentó Epimeteo al repartir los dones de las criaturas. No obstante, nuestro inocente embeleso por lo extraordinario y lo artificial no debe ser abordado con una perspectiva eminentemente acusatoria, pues Aristóteles ya mencionaba que para vivir bien es necesario depender de ciertos instrumentos. Y es en este punto donde la autora nos enfrenta a escenarios en que la tecnología es manipulada de diferentes maneras: desde la bioingeniería que ayudó a Jasón para hacer frente a los retos del rey Minos, hasta la química empleada para asesinar a Pelias.

La obra Dioses y robots: mitos, máquinas y sueños tecnológicos en la antigüedad nos vuelve a plantear una pregunta que obsesionó a los griegos de la Antigüedad y que aún hoy sigue sin una respuesta satisfactoria: ¿Qué significa ser humano? Y dando continuidad al problema, ¿podríamos nosotros, a partir de engranajes y poleas, crear otra entidad que también fuera digna de ser llamada humana?, ¿de qué manera podríamos dotar a nuestras creaciones de ese icor divino que animó al coloso Talos?

Pero las cuestiones más importantes que Adrienne Mayor deja ver entre líneas, son estas: ¿Realmente deberíamos dejarnos guiar sin prudencia por una peligrosa obcecación de querer imitar a los dioses?, ¿debemos evitar el castigo divino que representó Pandora, o debemos imitar la esperanza que impulsó el vuelo de Dédalo, liberándolo así del intrincado yugo de Minos?

Público recomendado

Público en general. Especialmente interesante para desarrolladores de software, robótica y makers.

Otros ebooks de Adrienne Mayor

the poison king adrienne mayor
The amazons adrienne mayor
the first fosil hunters adrienne mayor

Mejores frases de Dioses y Robots: mitos, máquinas y sueños tecnológicos en la antigüedad

“En la mitología griega, los verdaderos héroes y heroínas no persiguen la inmortalidad física”. Adrienne Mayor. Click To Tweet “Mito tras mito, los grandes héroes y heroínas escogen con decisión vidas breves y memorables, de honor y dignidad, asumiendo graves riesgos”. Adrienne Mayor. Click To Tweet “Igual que los mortales se lamentan por su propia mortalidad, los dioses se afligen por la de sus humanos favoritos”. Adrienne Mayor. Click To Tweet “Es interesante que la clave mítica de la juventud y la vida eternas fuese la nutrición: los dioses mantenían una dieta especial de comida y bebida vivificante”. Adrienne Mayor. Click To Tweet “Vivir para siempre priva a los recuerdos de sentido humano, tan seguro como que una vida truncada demasiado pronto impide acumularlos”. Adrienne Mayor. Click To Tweet “Nosotros, simios desnudos, no podríamos sobrevivir en absoluto si no fuese por nuestro intelecto e ingenio para fabricar herramientas”. Adrienne Mayor. Click To Tweet “Técnica combinada con intelecto y audacia: estos son los únicos dones de los que dependen los seres humanos”. Adrienne Mayor. Click To Tweet “Las grandes esperanzas en la tecnología del hombre para perfeccionar artificialmente la capacidad humana son frustradas de un modo cruel por la autocomplacencia, la soberbia y las consecuencias imprevistas”. Adrienne Mayor. Click To Tweet “Parece obvio que la larga historia de la innovación humana descansa sobre la capacidad de imaginar o considerar tecnologías insólitas más allá de las que ya existen o son posibles”. Adrienne Mayor. Click To Tweet “Los griegos vieron que los sueños, la ambición, la inspiración, la capacidad, la destreza, el esfuerzo, la competencia y el ingenio eran los motores esenciales del cambio y de la invención”. Adrienne Mayor. Click To Tweet “La gente en la Antigüedad podía imaginar la vida artificial y especular sobre su posible realización mediante cierta biotechne ingeniosa, sublime, que todavía no se conocía o comprendía”. Adrienne Mayor. Click To Tweet “El miedo casi inconsciente de que podríamos ser máquinas sin alma manipuladas por poderes ajenos plantea un profundo dilema filosófico sobre el que se ha reflexionado desde la época antigua”. Adrienne Mayor. Click To Tweet “Anticipándose al test de Turing y otros similares, Descartes predijo que algún día podríamos diseñar un método para distinguir entre seres auténticos y artificiales”. Adrienne Mayor. Click To Tweet “Durante la Edad Media y el Renacimiento, el robo del fuego por Prometeo y su posterior tormento se convirtió en una alegoría del alma humana en su búsqueda de la iluminación”. Adrienne Mayor. Click To Tweet “Pronto, la propia humanidad sintió la necesidad de crear y controlar la vida, como los dioses”. Adrienne Mayor. Click To Tweet “Algunos pensadores modernos han considerado el antiguo mito de la tortura infinita de Prometeo como un símbolo de sus angustiantes dudas acerca de la creación humana”. Adrienne Mayor. Click To Tweet “La armadura de metal fue uno de los primeros modos de perfeccionamiento humano”. Adrienne Mayor. Click To Tweet “Los mitos homéricos nos recuerdan que el impulso de automatizar es extremadamente antiguo”. Adrienne Mayor. Click To Tweet “Con cada nueva generación, la vieja oposición entre el humano y la máquina continúa provocando una tensa reacción contradictoria, la turbación se confunde con la fascinación y el asombro”. Adrienne Mayor. Click To Tweet “La imaginación y la curiosidad humanas guían a la creatividad y la innovación”. Adrienne Mayor. Click To Tweet
Publicaciones relacionadas

Deja un comentario