biografía herman melville

Vida y obra de Herman Melville

Herman Melville nació en Nueva York, el 1 de agosto de 1819, siendo el tercer hijo de Allan Melvill y María Gansevoort, quienes tendrían una descendencia de ocho niños: cuatro varones y cuatro mujeres.

En 1931, cuando su empresa importadora de productos europeos fue a la bancarrota, el padre de Herman murió repentinamente, probablemente a causa de un suicidio, dejando a la viuda y los huérfanos en el desamparo. Dada la situación, los hijos mayores tuvieron que abandonar sus estudios y toda la familia se mudó a Albany, donde Herman fue empleado bancario y luego maestro.

Al cumplir 18 años, el futuro autor de Moby Dick decidió hacerse a la mar en una embarcación que transportaba personas y cargamento, de Nueva York a Liverpool. Al retornar de ese difícil viaje, retomó sus labores como maestro durante un tiempo, pero en la navidad de 1841, a los 22 años, Herman se hizo a la mar nuevamente, en un barco ballenero llamado Acushnet, el cual partió de New Bedford, Massachusetts, con dirección a las islas Marquesas, ubicadas al otro lado del continente, en los mares del sur.

18 meses más tarde, Melville y sus compañeros llegaban a Nuku Hiva: isla principal del archipiélago de las Marquesas, en donde desertó y se apartó de los otros, cayendo en manos una tribu famosa por su canibalismo: los Taipi. Allí estuvo cautivo durante un mes, hasta que los Taipi lo vendieron como esclavo a otro barco ballenero, llamado Lucy Ann. Navegando en el Lucy Ann, 45 días más tarde, Herman y sus nuevos compañeros arribaron a Tahití, en cuyas aguas él y otros fueron acusados de amotinamiento, de modo que al bajar a tierra los llevaron directo a la cárcel. Eventualmente, los tahitianos dejaron a Melville en libertad, pero aún carecía de medios para regresar a Estados Unidos, así que durante unos meses simplemente vagabundeó por las islas de la polinesia francesa.

En un punto de su extravío por aquel archipiélago, tuvo contacto con otro ballenero llamado Charles and Henri, en el cual embarcó una vez más, así trasladándose hasta las islas Hawaianas, donde abandonó el Charles and Henri y su tripulación, para quedarse a vivir en Maui. Allí radicó durante algunos meses y luego se enroló en la marina estadounidense, siendo marino raso en una fragata hasta octubre de 1844, cuando aquélla regresó a Boston, Estados Unidos, después de más de un año navegando alrededor del continente. Sumando a esto el tiempo que pasó en Tahití y Hawái, desde su partida de Massachusetts, Herman Melville estuvo a la mar durante tres años y nueve meses.       

A su regreso, contaba con 25 veranos llenos de experiencia y un título de marino obtenido con honores, pero nuevamente tuvo dificultades para vivir en tierra, simplemente haciendo uno de los múltiples oficios que practicó antes. Fue entonces cuando pensó en realizar libros con las narraciones de sus aventuras de navegante, pues siempre que las contaba resultaban muy entretenidas. Motivado por el gusto del público (reflejado además en el éxito de la novela publicada en 1840 por Richard Henry Dana, Dos años al pie del mástil), Herman Melville escribió su primer libro, narrando los días en que navegó y desertó del Acushnet, quedando varado entre los caníbales. Tituló a su obra, Taipi, logrando que fuera editada y publicada en 1846. Esta pieza fue muy bien aceptada por el público, representando una buena fuente de ingresos para su autor, quien también ganó fama como escritor de historias de aventuras. A decir verdad, Taipi se consagraría como un clásico de la literatura de aventuras.

En 1847 publicó su segunda obra, titulada Omoo (“vagabundo” en haitiano), en la cual narra sus experiencias como extranjero errante en las islas de la polinesia francesa. El éxito de este segundo libro le dio acceso a los círculos literarios más elevados de Nueva York, donde sus memorias fueron apreciadas como excelentes novelas de ficción y no como simples testimonios.

Contrajo matrimonio con Elizabeth Shaw, hija de un prestigioso juez de Boston, en 1847. A partir de este punto cúspide, la vida de Herman Melville, por entonces de 28 años, comenzó a ir en declive. Su tercer libro, Mardi (1849),aunque retoma el tema de los viajes en el mar, no le gustó al público ni a la crítica, pues lo encontraron demasiado enciclopédico y alegórico. También fueron un fracaso de ventas sus siguientes obras: Redburn (1949), White Jacket (1850), Moby Dick (1851), Pierre (1852), Israel Potter (1855) y Confidence Man (1957).

Evidentemente, en la actualidad se le otorga mucho más valor al trabajo de Melville, destacando la admiración que generan sus novelas, Taipi, Moby Dick y Confidence Man, así como su cuento titulado Bartleby el escribiente (1853) y su poema, Clarel (1876).  

El 28 de septiembre de 1891, a causa de una insuficiencia del corazón, Herman Melville falleció a los 72 años en Nueva York, endeudado, desprestigiado y olvidado al punto que escribieron mal el nombre en su lápida, la cual decía, “Henry” Melville. A pesar de esto, desde inicios del siglo XX, la labor literaria de este autor ha sido revalorizada y ubicada en un puesto primordial, entre los clásicos de la literatura universal.

Aportaciones de Herman Melville a la literatura

Las novelas de aventuras tuvieron un momento álgido durante los años de escritura de Herman Melville. Por otra parte, se considera que su obra también es la cúspide de la literatura romántica en Estados Unidos, lo que lo hace un continuador de la corriente artística iniciada por Schiller, Goethe, Keats, Shelley, Byron y Poe, entre otros grandes literatos del siglo XIX. El aporte de Melville: su uso de alegorías simbólicas para describir aspectos de la realidad, con dejos impresionistas y realistas. En adición o como consecuencia de los aportes mencionados, su novela Moby Dick, en la cual un viejo capitán persigue hasta el fin del mundo a una monstruosa ballena blanca, se ha convertido en un clásico de la literatura universal, al igual que su magistral cuento, Bartleby el escribiente.

Obras principales de Herman Melville

Narrativa

  • Taipi. Un edén caníbal (1846)
  • Omoo (1847)
  • Moby Dick (1851)
  • Bartleby, el escribiente (1853)
  • Las islas encantadas (1854)
  • Benito Cereno (1855)
  • Cuentos de la veranda (1856)
  • The Confidence Man (1857)
  • Billy Budd (1891)

Poesía

  • Battle Pieces and Aspects of the War (1866)
  • Clarel: A Poem and Pilgrimage in the Holy Land (1876)
  • John Marr and Other Sailors. With Some Sea Pieces (1888)

Fases de Herman Melville

“La verdad no tiene confines”. Herman Melville. Click To Tweet “La guerra es dolor, y el odio es sufrimiento”. Herman Melville. Click To Tweet “Yo no sé todo lo que podrá pasar, pero, sea lo que quiera, iré a ello riendo”. Herman Melville. Click To Tweet “Existen empresas en las cuales el verdadero método lo constituyen un cierto y cuidadoso desorden”. Herman Melville. Click To Tweet “No hay locura de los animales de este mundo que no quede infinitamente superada por la locura de los hombres”. Herman Melville. Click To Tweet “Ah, ¡qué valientemente trato de arrancar de los corazones de los demás lo que se ha prendido tan fuerte en el mío!”. Herman Melville. Click To Tweet “Aunque en muchos de sus aspectos este mundo visible parece formado en amor, las esferas invisibles se formaron en terror”. Herman Melville. Click To Tweet

“Permítanos hablar, aunque mostremos todos nuestros defectos y debilidades: porque ser consciente de ello y no esconderlo es una señal de fortaleza”. Herman Melville.

“La locura humana es a menudo una cosa astuta y felina. Cuando se piensa que ha huido, quizá no ha hecho sino transfigurarse en alguna forma silenciosa y más sutil”. Herman Melville.

“Yo la perseguiré al otro lado del cabo de Buena Esperanza, y del cabo de Hornos y del Maelstron noruego, y de las llamas de la condenación. Para esto os habéis embarcado, hombres, para perseguir a esta ballena blanca por los dos lados de la costa y por todos los lados de la tierra, hasta que eche un chorro de sangre negra”. Herman Melville.

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario